domingo, 5 de septiembre de 2010

AHORA TIENEN MIEDO

Musulmanes estadounidenses están incrementando la seguridad en mezquitas, buscando ayuda de líderes de otros credos y transmitiendo anuncios subrayando su lealtad a Estados Unidos, ante la proximidad del aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre, el cual temen podría traer más angustias a sus comunidades.

Su objetivo no es únicamente proteger a los musulmanes, sino también evitar represalias si son provocados. Se espera que una manifestación de protesta a realizarse el 11 de septiembre en Nueva York contra la propuesta mezquita cerca del sitio del Centro de Comercio Mundial cuente con la presencia de Geert Wilders, el agresivo legislador holandés antiislámico. El mismo día en Gainesville, Florida, el Dove World Outreach Center planea quemar ejemplares del Corán.

"Podemos esperar que gente loca realizará cosas, pero no queremos crear una histeria entre musulmanes", dijo Víctor Begg, del Consejo de Oraganizaciones Islámicas de Michigan. "Los estadounidenses, en general, apoyan el pluralismo. Es sólo que hay mucha desinformación por ahí que ha creado confusión", señaló.

El martes, la Sociedad Islámica de Norteamérica realizará una reunión de líderes cristianos, musulmanes y judíos en Washington "para hablar sobre la creciente marea de temor e intolerancia" por el furor sobre la planeada mezquita en Nueva York.

Centros islámicos en muchas ciudades están intensificando la vigilancia y manteniendo contacto más cercano con las autoridades judiciales. A la preocupación de los musulmanes se suma el hecho fortuito del calendario lunar: El Eid al-Fitr, o banquete de caridad, una fiesta jubilosa que marca el fin del Ramadán, caerá este año alrededor del 11 de septiembre. Líderes musulmanes temen que las festividades puedan ser malinterpretadas como una celebración de los ataques terroristas del 2001.

"Estamos diciendo a todos que mantengan los ojos abiertos y reporten a las autoridades cualquier cosa sospechosa y que nos llamen", dijo Ramzy Kilic, de Tampa, Florida, sucursal del Consejo sobre Relaciones Islámicas Estadounidenses.

Otros esfuerzos a realizarse alrededor del 11 de septiembre buscarán combatir la intolerancia. Musulmanes limpiarán parques, alimentarán a desamparados y darán juguetes a niños enfermos como parte del Servicio Musulmán, una campaña nacional para demostrar el compromiso islámico para servir a la humanidad.
Por separado, grupos están distribuyendo anuncios para combatir la persistente suspicacia sobre el Islam. Un anuncio denominado "Mi fe, mi voz", presenta a musulmanes estadounidenses diciendo, "No quiero apoderarme de este país".






Via: PrimeraHora [c&p]
Related Posts with Thumbnails
 

LARESAKA.NET ™ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS Copyright © 2010.