sábado, 14 de agosto de 2010

PARA QUE APRENDAN A BESAR [recomendados]


Un beso es mucho más que un romántico intercambio de saliva. Conoce los beneficios biológicos, evolutivos y sensoriales de este ritual de enamorados. Un beso es un fuerte mecanismo evolutivo y de adaptación.

Aunque la mayoría de las personas lo han comprobado por sus propios medios, la comunidad científica acaba de revelar nuevas pruebas que muestran que un beso puede hacer surgir un gran amor o matarlo para siempre.

Un grupo de científicos reunidos en el encuentro de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, uno de los congresos de investigación más importantes del mundo, dieron a conocer los avances y las nuevas teorías de la filematología, la ciencia que estudia los besos.

Hasta ahora la teoría con más fuerza es que besar, un ritual que practican más del 90% de las culturas del mundo, es un mecanismo para identificar a una buena pareja mediante la información que puede transmitir la saliva. Por eso, besar a la persona adecuada reduce los niveles de cortisol, la hormona que genera el estrés y aumenta la producción de oxitocina, también llamada “la hormona del amor”.

Además, un beso apasionado sirve de puente para un montón de información que proviene del gusto, el olfato, el oído y la vista. Gran parte de esas sensaciones se procesan en la corteza somatosensorial del cerebro que recoge estímulos provenientes de los labios, la lengua, la nariz y las mejillas.

Según Helen Fisher, antropóloga experta en la “biología del amor”, la saliva de los hombres contiene testosterona y por eso ellos inconscientemente tratan de transmitírselas a las mujeres para despertar su apetito sexual. Quizás por eso, los besos masculinos tienden a ser más babosos. Fisher también afirma que a los hombres un beso les sirve para medir los niveles de estrógenos femeninos y así saber qué tan fértil es su pareja.

Por su parte, se cree que las mujeres utilizan los besos como un mecanismo para detectar las intenciones de la otra persona e incluso para obtener información sobre su estado de salud y sistema inmunológico.

Un estudio de Gordon Gallup Jr. profesor de sicología de la Universidad de Albany, reveló que el 59% de los hombres y el 66% afirmaron que su atracción por otra persona terminó luego del primer beso. El estudio también mostró que las mujeres le dan más importancia a los besos y que insisten en besar mucho antes de tener sexo.

Al interior del cerebro los besos juegan un papel clave en la construcción de lo que muchas personas llaman amor. Según Fisher, el amor entre los seres humanos está compuesto por el deseo sexual, la atracción romántica y el cariño. Sin un buen beso logra estimular alguno de esos tres componentes, seguramente los enamorados querrán seguir haciéndolo y por lo tanto aumentaránn las posibilidades de que se pueda consolidar una relación.

Como si fuera poco, durante un besos se ejercitan 30 músculos de la cara y se segregan varias hormonas que fortalecen el sistema inmunológico del cuerpo humano. También se intercambian unas 40 mil bacterias con propiedades desinfectantes. Además, esta práctica estimula la lengua que es la parte del cuerpo con más terminaciones nerviosas.




Via: lialdia.com [c&p]

Related Posts with Thumbnails
 

LARESAKA.NET ™ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS Copyright © 2010.