jueves, 17 de junio de 2010

Desde Mi Ventana Óptica Un proceder inexplicable


Estudiar la conducta humana resulta tarea difícil y quizás por eso los hombres son juzgados como terminan y no por su comienzo, debido a sus problemas temperamentales. Al conocer del proceder de individuos dentro y fuera de instituciones, su disciplina y personalidad, nunca esperamos verlos actuar contrario a lo que predican y resulta chocante verlos salirse de sus normas.

Al general Santiago Santiago, inspector de la Policía Nacional, no tenemos el honor de conocerlo personalmente, pero quienes les han dado seguimiento, tanto en lo personal como en lo policial, dan buena referencia del hombre correcto que siempre ha sido. Por eso no logramos entender su proceder el pasado viernes 11 del presente mes, cuando insistió en hacer un rebase inapropiado a la caravana que encabezaba el segundo mandatario de la nación, el doctor Rafael Alburquerque (Rafaelito), como le dicen sus allegados.

Es improcedente que fuera precisamente él quien cometiera semejante imprudencia, donde no sólo pudo estar poniendo en juego la integridad física del vicepresidente, si no, que la suya propia, ya que nadie más que el oficial sabe de lo celosos que son los militares con estas figuras que ponen bajo su mando. Si lo que hemos dicho hasta ahora es inadmisible, no menos es que luego del incidente, en que chocó a la unidad puntera de la escolta vicepresidencial, tampoco se detuvo a pedir disculpas, ni a investigar qué tan en peligro ponía la vida del doctor Alburquerque y sus escoltas.

Que para detenerlo, fue necesario perseguirlo y dispararles en los neumáticos. A esto se agrega que cuando sus superiores lo investigan por lo sucedido, le miente, diciendo que era un oficial subalterno quien conducía el vehículo y que cometió la acción.

Oficiales como este son necesarios en cualquier institución, por su preparación y dedicación a su labor, pero la verdad es que no sabemos si con su inexplicable proceder, les habrá dejado espacio a los investigadores para que hagan una buena valoración de su hoja de servicio.

El vicepresidente proviene de la parte humilde de la población y su capacidad intelectual siempre la ha puesto al servicio de obreros y trabajadores de escasos recursos, por lo tanto, sabemos que no usara su investidura para perjudicar a ninguna persona, sin importar el exabrupto cometido y de su castigo se encargara el reglamento interno de la institución.

¡Ojala! Que otro hecho como este no vuelva a repetirse y que los oficiales de las instituciones castrenses tengan la suficiente mesura para saber de la fragilidad de sus rangos, pues un acto como este pudo costarle muy caro al inspector de la policía, de no haberse tratado de un ciudadano como el vicemandatario. A propósito del calentón que se dio el general Santiago Santiago, ¿será cierto que el próximo secretario general de la Liga Municipal Dominicana, es el saliente alcalde santiaguero? Esperen el siguiente round entre el doctor Serrulle y la Pollona.


Via: Alejandro Almánzar
[invitados]

0 COMENTA AQUI:

Related Posts with Thumbnails
 

LARESAKA.NET ™ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS Copyright © 2010.