martes, 25 de mayo de 2010

Desde Mi Ventana Óptica - Murió el mambo aguilucho [invitados]


Sorprendió al país y al mundo deportivo, la repentina muerte del siempre bien recordado José Lima. Es imposible despedir a un ser humano de sus cualidades sin botar lágrimas, a pesar de que Orisson Sweet Marden sostiene que lloramos a nuestros muertos por envidia, por no haber sido nosotros los escogidos por Dios, para ir a la eternidad. Pero la verdad es, que a su corta edad no sólo el Mambo nos deleitó con su estilo único de lanzar, si no, que sus jocosidades les llevaron a ganarse un sitial especial entre fanáticos, incluyendo aquellos que adversaban a la escuadra aguilucha, donde pasó la mayor parte de su carrera como beisbolista.


No sólo los fanáticos asumieron a Lima como un ídolo, buen amigo, poco conflictivo y amable, entregado a la causa de sus equipos, tanto en la pelota invernal dominicana, como en las Grandes Ligas, ex compañeros así también los definieron. Particularmente me impactó la reacción de David Ortiz, jugador de Boston, cuando fue enterado de su fallecimiento, quien con lagrima en los dijo no querer creer esa infausta noticia, otros no pudieron pronunciar palabras para definirlo y la tristeza se apoderó de ellos. No fue poco lo que le afectó la muerte de nuestro José Lima, al toletero David Ortiz, pues no lo vimos aparecer en el juego que este domingo pasado jugara su equipo en Philaderfia, lo que demuestra que el mambo cosechó buenas y excelentes relaciones con todo aquel que le conoció y que de forma circunstancial, compartió el mismo uniforme.

La muerte es atrevida y no se detiene ante nadie, llega sin ser invitada y cuando menos la esperamos, pero para consuelo de la familia de este gran dominicano, así como para la franquicia cibaeña, tenemos la mejor noticia, no morimos, desencarnamos y la muerte nos garantiza pasar a una nueva y mejor vida, en la que con su jovialidad, continuará llevando alegría y diversión. Las Águilas pierden a unos de sus grandes hombres, uno que cuando le tocó vestir otro uniforme, reclamó su espacio en la representación del Cibao, por llevar a este equipo en sus venas. Hoy asistimos a darle el último adiós a quien tanto buenos momentos brindó a los seguidores de la Enseña Mamey, pero siempre le recordaremos en el box disfrutando de cada uno de esos lanzamientos y mostrando su inconformidad cuando las cosas no le salían del todo bien.

Paz a tu alma, querido José Lima, tu breve paso por este mundo quedó sembrado en los miles de fanáticos y compañeros peloteros que hoy hemos sido estremecidos por la osadía de la muerte, de venir a cargar contigo sin nadie autorizarla, pero sabemos que seguirás viviendo en completa paz con Dios y tu familia encontrará la vía de la conformidad, porque sin la muerte no hay vida.



Escrito por: Alejandro Almánzar
alexalma0915@gmail.com
[invitados-recibidos por email]

2 COMENTA AQUI:

Anónimo dijo...

muy buen articulo el sera recordado por siempre

Anónimo dijo...

da mucha pena

Related Posts with Thumbnails
 

LARESAKA.NET ™ TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS Copyright © 2010.